mira lo que no es. Abstracción time

Espazios fuera del mar

Donde el tiempo suspendido se apodera del objeto, regalandole una disfuncionalidad de ser cualquier cosa….

líneas que expresan la afueridad del objeto

siluetas sin rostro en busca de su construcción espacial.

El afuera de mi adentro.

Utilizar el video como un recurso donde registro la escencia de los obejtos y los sujetos, el encuadre apretado, que nos permite trasladarnos a otros espacios mas allá de lo que vemos, imagenes de objetos inanimados que parecen tomar vida, de la realidad se toma lo escencial y se abstrae lo secundario, me interesa poder raptar la escencia humana y convertila en una escencia objetual, logrando que la quinestecia tome un papel importante, de forma primitiva y directa el acto mismo de grabar es su fin esencial.

Colaboración especial de diseño sonoro Freddy Viana Música Unida

[media id=60 width=400 height=267][media id=59 width=400 height=267]Af

es pacial

El espacio desde su naturaleza y desde sus propiedades….

La evidencia del ser es el estar, y es ubicable, se encuentra manifiesta en los bordes del espacio ocupado, y gracias a ese aparente vacío, que no es tal, y que lo envuelve, es por el que la percepción de la exterioridad de los cuerpos se hace posible; el ser no es aprehensible límite contra límite, pared contra pared, piel contra muro; sino como afecto del espacio comprendido entre él y el límite, como posibilidad de relación entre él y el resto de los cuerpos presentes también en el lugar en que se encuentra.

El espacio, en tanto lugar para ser, se nutre del afecto y no existe previo al estar ocupado sino como preocupación de la mujer o el hombre que lo habita. Su esencia es el encuentro del ser consigo mismo y con el otro. El ser humano social interviene el espacio inevitablemente, por ello su cambio ha de llevar implícito un cambio en los conceptos espaciales. La ciudad se expande geográfica y demográficamente de manera aparentemente imparable, (sobre todo en los países más pobres) pero parece perder su esencia misma: la irrenunciable necesidad que han de sentir sus habitantes de habitarla.  La ciudad es algo más que un asentamiento humano; se adscribe al desarrollo del individuo desde su percepción y es fruto de la identidad y de la diferencia, de la suma de experiencias y proyectos de vida; cada avenida, cada jardín, cada casa, cada cuerpo… se vuelven referentes del paisaje y del ser humano que lo transciende vinculándolo al pensamiento  y a la memoria.